Según el FMI en el segundo semestre de 2019 se revertiría la recesión

Según el FMI en el segundo semestre de 2019 se revertiría la recesión

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, consideró que el segundo trimestre de 2019 “debería marcar el principio de un giro económico” en la Argentina luego de la recesión que se registra en el país. Asimismo, ratificó que el programa acordado entre el organismo y el gobierno de Mauricio Macri “está funcionando” aunque reconoció que la situación será “dura durante los próximos meses”.

“Me parece, a partir de lo que veo y de la segunda misión revisora que acaba de completarse, que el programa tal como está, está funcionando y que ha estabilizado la economía y en particular la situación financiera”, afirmó Lagarde. Al evaluar la situación actual, indicó: “Empezamos a ver resultados en números y tenemos todas las razones para creer que la situación se revertirá en términos de crecimiento”. “Comenzaremos a ver un desarrollo positivo del programa en el segundo trimestre de 2019, eso es en abril, mayo y junio. En ese entonces debería verse el comienzo del cambio y después de eso será el pueblo argentino el que decida con qué quiere seguir adelante”, consignó.

“De modo que sabemos que esta es una fase difícil que estamos atravesando en este momento, y que los argentinos están atravesando, pero, saben, está funcionando. El programa realmente avanza desde un buen punto de partida desde la perspectiva de la estabilización y ahora es cuestión de mantenerlo, logrando resultados día a día hasta que se revierta la situación, algo que creemos debería ocurrir en el segundo trimestre de 2019, cuando deberíamos ver una caída significativa de la inflación, donde deberíamos ver el comienzo del crecimiento y el final de la contracción”, agregó.

En el segundo trimestre de 2019 caería la inflación, la economía crecería y finalizaría la contracción En declaraciones a los diarios Clarín y La Nación, Lagarde no descartó desembolsar más fondos si la Argentina así lo requiere: “Nosotros siempre tenemos la capacidad para acomodarnos, y lo hemos demostrado”. “Porque si recuerda de donde partimos, que era un programa más pequeño, que era predominantemente precautorio, nos hemos acomodado: hemos incrementado el tamaño del programa, ya no es precautorio, de modo que podemos ajustarnos si la razón está justificada”, dijo.